ZOHO Webinars OnDemand

«El siguiente post se extrae de un documento de trabajo de SagitaZ. Forma parte de las comunicaciones internas y pretende ser una ayuda e inspiración para todas las empresas que como la nuestra luchan cada día por sus sueños. Puedes ver más mediante este LINK«

¿Se nace jefe o se aprende a ser jefe?

Siempre que hay dos personas haciendo un trabajo sobre ZOHO u otro tema en la empresa, surge una decisión que tomar: ¿quién es el jefe?

En nuestra empresa, al ser muy pequeña, tal vez pensemos que esto queda claro si bien estoy seguro que apenas una o dos personas saben realmente como pienso al respecto. Creo que es por esto que muy importante para el presente y futuro de nuestra empresa, que os explique la importancia de que tengamos más y más jefes, para así poder crecer de modo sólido y duradero.

¿Quién es el jefe y por qué? ¿En qué casos es preciso que exista un jefe? ¿Qué pasa si mi jefe se equivoca? ¿Cuando alguien se convierte en jefe?

Voy a tratar de responder a estas y otras cuestiones y la más importante para mí que es “cómo trabajar conmigo”.

¿Quién es el jefe de SagitaZ

y por qué?

SagitaZ es una empresa privada, que tiene a la cabeza un director general (quien escribe este post), si bien esto no quiere decir que directamente esto lo convierta en jefe de la empresa.

Ser jefe, desde mi visión, quiere decir tener un equipo para el que trabajar; Quizá este concepto donde digo “para el que trabajar”, y no a quien dirigir, es algo confuso, si bien para mi es realmente sencillo: un jefe se debe al equipo de dirige. Ser jefe es una responsabilidad, y como tal debe ser asumida por quien toma la decisión de liderar un equipo.

En el caso de SagitaZ, “el jefe” debe ser una persona que se debe al equipo que conforma la empresa, y para ello debe sencillamente asumir como suya la definición de Wikipedia sobre la palabra Jefe donde lo define como “supervisor, encargado o superior, en cualquier tipo de organización o institución, que es responsable de formular objetivos para un grupo, proporcionar los medios materiales y humanos para que se consigan, tomando decisiones encaminadas a ellos y reaccionando a las situaciones imprevistas”.

¿Qué es lo que hace que a fecha de hoy, el jefe de SagitaZ sea yo?

Una respuesta sencilla podría ser la propiedad de la empresa si bien realmente no es así. Un jefe no es jefe porque alguien lo nombre, o porque tenga tarjetas de visita que lo definan como tal, sino porque los demás lo reconocen como tal; Lo reconocen porque cada día van a trabajar en un proyecto común, no porque no haya más opciones de vida.

Cada uno venimos cada día a trabajar a SagitaZ por diferentes motivos, y es el trabajo del jefe entender en la medida de lo posible entenderlos y tratar que tanto las inquietudes de la empresa se alineen con las del equipo, como fichar personas con inquietudes que puedan estar alineadas con las necesidades de la empresa.

Una visión simplista podría definir que la mayor necesidad a cubrir que tenemos todos es disponer de un salario, si bien, aspectos como el camino todavía por recorrer, los compañeros de viaje, los retos diarios y el crecimiento personal, es para mí con diferencia mucho más importante que la necesidad del salario. Si conseguimos que todos los aspectos de “crecimiento real” evolucionen a positivo, el cuantitativo del dinero vendrá para cada uno de los integrantes del equipo.

¿Cómo puedo estar seguro de ello?

La respuesta para mí vuelve a ser sencilla: si los integrantes de un equipo lo hacen bien, habrá un buen resultado y lo valorarán, y es en este momento que el dinero aparece como premio al resultado. Si éste no apareciera, sería porque el jefe no hace bien su papel de asegurar la estabilidad en su equipo, y automáticamente dejaría de ser reconocido como jefe.

¿Qué tipos de jefe hay?

Para tener claro esto, deberemos entender qué tipo de situaciones se dan en SagitaZ para precisar de un jefe y aquí os defino las principales:

  • Existe un equipo de trabajo estable en el tiempo
  • Existe un pedido de un cliente que consiste en un proyecto
  • Existe un trabajo con personas de diferentes equipos
  • Existe una tarea en concreto que realizar entre dos o más personas
  • Existe un nuevo trabajo que realizar que no se ha hecho nunca en la empresaoficina

Si pensamos en estas situaciones vemos que aparecen características para definir distintos tipos de jefe, e incluso aparecerán varios jefes al mismo tiempo a diferente nivel.

Definiremos las características de los jefes en base al trabajo que hace, y el tiempo que lo realizan:

1. Un jefe de equipo, como pueda ser Pau a nivel de los desarrolladores, es un jefe estable, que basa su liderazgo en la experiencia de lo que habla y su aprendizaje constante con una visión clara del camino que quiere que siga su equipo. Su visión sobre su propio trabajo es su mayor fortaleza y esto hace que su opinión sobre cualquier tema sea tenida en cuenta. Pau es jefe porque se esfuerza en serlo.

2. Un jefe de proyecto, asume la responsabilidad de ese proyecto, y en base a su capacidad y responsabilidad, puede precisar una persona por encima que revise su trabajo, o trabajar liderando por sí mismo. Habitualmente cuando más y más se practica, uno acaba precisando menos tiempo de tutela de otro compañero más experimentado.

La independencia profesional del mentor se conseguirá tomando riesgos, estudiando y siendo valioso para el resto de compañeros.

3. Los proyectos internos en SagitaZ, suelen ser temas multidisciplinares, y una oportunidad muy valiosa para adquirir experiencia en el liderazgo de equipos, ya que no hay un cliente al que se pueda dañar por un retraso o un error. La empresa asume cuando deja o propone un responsable sin experiencia que algo puede salir mal.

Un ejemplo de esta evolución puede ser el aprendizaje de Rubén en la comunicación del conocimiento sobre CRM donde hoy en día la experiencia acumulada, le hace ver de un modo muy rápido qué-cómo-cuándo hacer, respecto a los nuevos proyectos, aunque no sean propios de CRM en sí.

Durante la creación del primer curso de CRM tuvo un gran peso del trabajo a ejecutar, debiendo de coordinarse con Laura, Elena, Pepe, Sonia, Christophe, Tiare y Yannina principalmente. Al tiempo Pau y yo, mirábamos desde la distancia cómo se iban haciendo todas las tareas.

Aprovecho para decir aquí que el liderazgo o participación de proyectos internos, no es una exclusividad del equipo de España, y que es responsabilidad de los trabajadores allá donde estén, el postularse y participar de estos proyectos.

4. Existe un trabajo que realizar. Esta es la “micro necesidad” más habitual, ya que constantemente se produce que debemos crear documentación, plantillas, presentaciones, revisar datos, preparar informes, etc., y varias personas de SagitaZ lo deben hacer juntos.

5. Esta es una oportunidad para desarrollar habilidades en las distancias cortas, donde alguien con más experiencia va a agradecer que lo alivies de trabajo, aunque a ti te pueda costar un poco más.

No debes esperar a que siempre quien es un responsable reconocido de la empresa asuma el control. Muchas veces no hay riesgo en el trabajo que realizar, y para ti puede ser un modo de demostrar que puedes hacer cosas más importantes cada vez.

No os podéis imaginar hasta qué punto todas las personas que ya no trabajan en la empresa, fueron despedidas básicamente por no ser capaces de hacer esto. El último caso fue algo tan sencillo como escucharme a mí mismo diciendo en voz alta a Pau “es que no me fío de su capacidad de hacer algo sin jefe, porque no asume ninguna responsabilidad y no tenemos trabajo todavía en la empresa donde nos podamos permitir alguien que no se haga responsable de lo que lleva entre manos”.

Desde el día que llegaste aquí se espera de ti que asumas responsabilidades; Si no lo vas a hacer por favor, dímelo y busquemos como puedes dejar la empresa de un modo no traumático para ninguna de las partes.

6. Existe un proyecto nuevo para todos, donde nadie tiene ni idea. En estos casos, que por suerte nos aparecen de modo frecuente dada nuestra vocación real de liderazgo mundial, necesitan de personas dispuestas a aprender cosas nuevas, sin saber si realmente nos llevaran a un buen puerto.

reunion-generico-equipo-trabajo

Son una oportunidad de crecer fuera de los límites de la empresa, creando nuevas zonas de juego e incluso de ser el primer en poner una bandera en una tierra virgen. Ni que decir tiene que quien pone la bandera primero tiene más posibilidades de convertirse en el virrey de esa nueva tierra del reino. Si esto no pasa, bien porque sea necesario otro perfil, porque no haya resultado positivo u otra razón, nadie te quitará el crecimiento personal, y a por el próximo reto.

¿Cuándo me convierto en jefe?

Como ves hay muchos tipos de jefe, por lo que si actualmente no has tomado la decisión de ser jefe en alguna de las modalidades ¿a qué esperas?

Es sencillo, asume el riesgo y da el paso. Habla con tu jefe, y si no, con el jefe de tu jefe, así hasta que llegues a mí. El sentido común te ayudará a saber con quién debes sentarte, y sobre todo recuerda que los hechos hablan más que las palabras. Y por último…

“Cómo trabajar conmigo”

(Donde yo ejerza el rol de jefe)

Últimamente comienzo a tener un poco de tiempo durante mi jornada. Esto quiere decir dos cosas, una es que quienes me rodean tiempo están trabajando cada vez más seguros de sí mismos y de modo más independiente, y dos es que aún no le he dado paso al resto de proyectos que me estaban esperando y que volverán a llenar mi tiempo de nuevo.

Es por esto que he estado observando como trabajo con quien me funciona bien para así poderos dar El decálogo de Jose.

Con él todos, los nuevos, los que estáis lejos físicamente e incluso los que estéis pensando en trabajar en la empresa y leáis esto en el blog de SagitaZ, tendréis una guía orientativa:

1. No esperes, haz un borrador, una beta, un ejemplo y ven con algo en la mano.
Las personas que esperan a que otro les abra el paso, no entienden cómo hemos llegado hasta aquí.

2. Si tú no valoras tu trabajo, no me pidas a mí que lo haga.
Sólo preséntame trabajos donde estés de acuerdo con que yo ponga tu foto y tu nombre como responsable. Si a ti te gusta, tal vez a mí también. Si a ti no te gusta, ni me lo enseñes.

3. No hagas pruebas conmigo.
En la empresa, en el momento de escribir este post hay decenas de personas que pueden darte su opinión sobre lo que estás haciendo, que pueden opinar con sentido común y decirte el noventa por ciento de lo que yo te diré. Por favor no uses mi tiempo para que te diga algo que pueda decirte otro. Ganarás dos cosas: por un lado le darás confianza a otro compañero para que también te pregunte a ti, y por otro lado evitarás ver mi cara de desacuerdo.

4. Prepárate por tu cuenta, no aquí.
Yo no estudio entre las 9.30h y las 18.30h. Uso los fines de semana, las tardes o noches, por la mañana antes de venir a la oficina o incluso llegando antes al trabajo con un café y lleno de energía.

Entender que cuando acabas la universidad o el instituto, has acabado de estudiar, quiere decir que nadie te dijo la verdad. Si estudiaras un idioma lo harías fuera de horario de trabajo, por lo que no pretendas adquirir habilidades en horario de trabajo. Ponte objetivos, compártelos, crea un grupo de mejora con tus compañeros y mejora por y para ti.

5. Yo no tengo límites, no te conviertas en mi límite.
Pensar, decir y actuar como si no pudiera hacer algo, no va conmigo. No me muestres que piensas así. No me interesa así que mejor escóndemelo. Si en un futuro me necesitas para algo y me has mostrado que te auto limitas, mi instinto de protección sobre los míos me hará que se me haga muy difícil que te pueda ayudar.

6. No hagas nada si no sabes exactamente para qué lo haces.
Antes de hacer nada, o tienes un plan o mucha experiencia que te haga ver el plan dentro de tu cabeza. Si te pregunto cuál es el objetivo de lo que haces y no lo sabes pensaré que estás tirando a la basura parte de las horas que le hayas dedicado a hacer eso que estás haciendo. Prefiero verte sentado en la terraza al sol con un café y que me digas que estás pensando cómo hacer un plan que trabajes sin plan. Hacer un plan es barato, y no se me ocurre ninguna razón de peso para no hacerlo.

7. Yo soy caos y espero que tú me aportes el orden
Tengo mil cosas por mí mismo en la cabeza todo el tiempo que me aparecen y desaparecen constantemente, y a esto debemos añadir las que me aportan clientes, trabajadores y proveedores. No soy ordenado, lo sé y por esto necesito que tú lo seas. Si tenemos una reunión tú deberás tomar notas y pasármelas por email o connect, si hablamos con un cliente deberás registrar lo que éste quiera, si me propones una cita deberás recordármela, etc. No digo que me guste ser así o que presuma de ello. Esta es la realidad actual y lo que te explico es que entre tú y yo, tú debes poner el orden.

8. En mi cabeza tengo un trabajo mejor para ti y te lo tienes que ganar
No concibo la vida como algo estático y si cada vez somos más personas en el mundo creo que debemos mejorar todo el tiempo. No pasa nada si no llevas en tu ADN la ambición de la mejora constante, sólo dímelo y lo respetaré ya que en nuestra empresa lo principal es contar con gente que sea absolutamente feliz haciendo lo que hace. Al mismo tiempo debes saber que si no me dices nada, yo por mi necesidad de crecimiento personal y profesional, necesito que tú crezcas más y más. Cualquier iniciativa que tengas para crecer o que el grupo crezca, dímela y la estudiamos.

9. Si no lo vas a hacer como yo te pido, dímelo
No creo tener la razón en las cosas que pienso ya que sé que el cómo pienso es resultado de la información que tengo conscientemente en mi cabeza. Por esto no me molesta en absoluto que no hagas lo que te pido. Tal vez tú tienes más y mejor información sobre aquello que te pido. Lo que si te exijo es que si no vas a hacer lo que te pido, por favor dímelo al momento. Tal vez, yo tenga información que no te haya dado de mis razones y necesito estar seguro que lo que pido, se haga o no, lo sabré.

10. Si te pido algo NUNCA espero que lo hagas sin mí
Es habitual que cuando te pida algo yo ya tenga una idea preconcebida sobre como lo haría o lo empezaría yo. Espero que vengas, que me llames o me escribas, en cualquier momento del día o la noche, y lo hablemos unos minutos o una hora, lo que sea preciso. Si aplicamos la técnica del 1+1, donde nos reunimos unos minutos para asegurarnos que se entiende el objetivo real, y otros al final para medir el resultado, estoy absolutamente seguro que invertirás menos tiempo, y acertarás en más veces.

equipo-zoho-crm-sagitaz

Pienso que es responsabilidad del jefe tratar de facilitar el trabajo de su equipo, mostrando fortalezas y debilidades, de modo que éstos se puedan nutrir de las primeras y compensar las segundas. Confío que este decálogo os sea de utilidad.

DEJAR RESPUESTA