Que los CRM son herramientas cada vez más usadas en las empresas es algo que nosotros sabemos de sobra, ya que llevamos enseñando a compañías de todo tipo a volcar su información en este tipo de aplicaciones y sacar petróleo de ellas.

Pero enfrentémonos a la verdad:
Si solo vendes la herramienta, te das la vuelta y te vas, no pasará mucho tiempo para que los trabajadores se asusten, vean el CRM como un problema y terminen por no usarlo.

El objetivo es que las empresas ahorren tiempo, mejoren sus procesos y avancen de forma exponencial gracias a haber usado un CRM. Pero la realidad es que sin una guía adecuada, este tipo de cambios cuesta mucho implantarlos y más mantenerlos. Por ello, nuestro consejo es que las empresas dediquen tiempo y esfuerzo a trabajar en este proceso. Adoptar una nueva forma de trabajo es costoso en tiempo y recursos y por ello, hay que estudiar bien en qué dirección se invierten.

¿Cuál es nuestro consejo
como expertos en CRM?

Primer paso: Conoce tu propia empresa

Quien tome la decisión de qué CRM usar debe tener un conocimiento profundo, eminentemente práctico y extendido en el tiempo, del funcionamiento de la empresa. Alguien que conozca al dedillo cada uno de los procesos llevados a cabo, cómo se hacen y de qué forma se hacen. No elijas al responsable ZOHO como si fuera algo sin importancia. Eso sería como elegir a tu ingeniero de carreras para la Fórmula 1, a alguien que no conoce nada de tu escudería. No parece lo más lógico ¿verdad?

Segundo paso: Conoce tus propias necesidades

Una vez tenemos una analítica profunda y exhaustiva de nuestra compañía en la mesa, debemos ser capaces de ver más allá. Debemos detectar posibles mejoras, fallos, embudos de trabajo y necesidades. Qué es lo que necesita mi empresa para poder ponerse en marcha de forma más eficiente.

Tercer paso: Conocer las distintas variables de CRM y contactar con un experto

Con nuestras necesidades en la cabeza, seremos capaces de discernir qué tipo de CRM es el que mejor nos puede acoplar y el que se convertirá en una herramienta útil para nuestros trabajadores, no un lastre.

Un experto debe conocer su herramienta en profundidad y, con las necesidades del cliente, orientarle para que pueda sacar el mejor partido posible al CRM.

Recuerda que un experto, debería demostrarte que es experto porque su propia empresa sea un ejemplo. Es como si buscas un creativo web, y su web es un desastre. Usa tu sentido común.

Cuarto paso: Formación, formación, formación

Asegúrate de que tus empleados están formados de forma conveniente en CRM y que cuando tengan que usarlo, no tengan dudas al respecto y se hayan dado cuenta del ahorro de trabajo que supone para que no lo vean como un lastre.

Recuerda que SAGITAZ dispone de un método único en el mundo para garantizar que tu equipo esté realmente formado. Contáctanos y te contamos más (nuestro blog también lo lee la competencia y no queremos darles pistas!!)

Nosotros, en SagitaZ, nos consideramos desarrolladores de negocio y solucionadores de problemas a partes iguales. Si confías en nuestro criterio, te ayudaremos a que tu CRM se convierta en una herramienta magnífica gracias a nuestra formación y soporte.

 Si estás dispuesto a dar ese paso,  nosotros te acompañamos. 

DEJAR RESPUESTA