Retroalimentación constructiva en la empresa con ZOHO Cliq

857
Retroalimentación constructiva en la empresa
WOZTELL Golden Partner : WhatsApp + zOHO

Decodificar la retroalimentación constructiva: ¿qué funciona?

¿No hemos soñado todos con la metafórica palmadita en la espalda de nuestros líderes por un trabajo bien hecho? Este sentido de validación nos motiva a seguir haciendo más. Refuerza positivamente el trabajo bien hecho, y nos deja con ganas de rendir más. A medida que la mayoría de las organizaciones escalan, la retroalimentación en el lugar de trabajo se convierte en un pilar fundamental de la cultura de la empresa. También, en una herramienta importante para construir grandes equipos.

El éxito del trabajo en equipo proviene de una cultura abierta y transparente. – ZOHO Cliq

Dar una respuesta positiva es a menudo bastante fácil. Puede ser espontánea delante del equipo o una discusión cerrada de uno a uno. Pero todos podemos estar de acuerdo en que la retroalimentación positiva hace que tanto la parte que da como la que recibe se sientan bien. Lo hace, ¿no es así?

¿Qué hay del «efecto mamá»?

Ahora, vamos a centrarnos en la parte que nos hace sentir asquerosos a todos.

Comunicar una retroalimentación constructiva que se percibe como negativa, pero que en realidad es valiosa para el receptor, y le ayuda a prosperar. Es natural que te abstengas de tener conversaciones difíciles.

El «efecto mamá» es una condición real en la que la gente se detiene a sí misma para no compartir información negativa o cualquier tipo de mala información. Sólo porque quieren evitar o no tratar las consecuencias que vienen con este conflicto potencial.

La neurociencia detrás de todo esto.

Es valioso profundizar y entender la ciencia que hay detrás de lo que pasa cuando se recibe cualquier tipo de retroalimentación. El cerebro humano está diseñado para actuar sobre unos pocos principios básicos. Uno de éstos es mantenernos a salvo de cualquier amenaza percibida.

La amígdala es una parte clave de nuestro cerebro que recibe información a través de nuestros sentidos y la traduce en emociones. En sentido figurado, el cerebro se congela cuando recibes cualquier tipo de información negativa que pueda ser percibida como una amenaza. Esto conduce a una reducción del pensamiento analítico y creativo, haciéndote más ansioso, estresado y cerrando cualquier tipo de procesamiento.

Construir una cultura que facilite la retroalimentación

Para evitar situaciones que puedan desencadenar el «efecto mamá», esto es lo que tú, como líder, debes hacer para construir una cultura de compromiso de los empleados que facilite la retroalimentación.

Inculcar la confianza y la fiabilidad.

Piensa en esto: Probablemente te pongas a la defensiva cuando alguien se te acerque al azar y te señale errores en algo en lo que hayas estado trabajando.

Es más probable que tomes una retroalimentación constructiva y actúes en base a ella cuando proviene de alguien en quien confías. La confianza aquí se refiere al sentido de comprensión que tienes en el conocimiento y la confianza de la persona de que tienes tus mejores intereses en el corazón. Por supuesto, construir esta confianza no va a suceder en un día.

El compromiso de los empleados es clave. – ZOHO Cliq

Establecer una buena relación con alguien que diriges necesita esfuerzo y tiempo. Así que, tómate el tiempo para mostrarle a la otra persona que estás ahí para ayudarla. Siéntate con ella si es necesario, y lo más importante, renuncia al control. Hazle saber a tu equipo que confías en ellos para ser responsable de su trabajo y evitar la microgestión de su proceso.

Asegúrate de que todos sean escuchados.

Considera cualquier equipo exitoso y verás que se necesita más que pura dedicación, trabajo duro y consistencia para llegar a donde están actualmente. Hazle a tu equipo muchas preguntas. Debes estar abierto a las ideas y demuéstrales que quieres que sus voces sean escuchadas. El mantra mágico para construir una unidad de energía que funcione mejor es «asegúrate de que la voz de todos se escuche».

Crear el canal “ideas” en ZOHO Cliq para todo el equipo y animar a la gente a compartir sus opiniones, nuevas ideas y más.

Equilibrar la relación entre elogios y críticas

Un estudio de Harvard Business Review, que examinó la eficacia de «60 equipos de liderazgo de unidades de negocios estratégicos en una gran empresa de procesamiento de información», reveló que la mayor diferencia entre los equipos más y menos exitosos era la proporción de comentarios positivos y negativos. Los equipos de mayor éxito se dieron más de cinco comentarios positivos por cada crítica.

Por lo tanto, asegúrate de equilibrar la proporción de elogios y críticas y aprovecha cada oportunidad para reconocer los logros de tu equipo. Sólo asegúrate de no presionarlo hasta un punto en el que estén arrojando falsos elogios o endulzando asuntos que necesitan ser trabajados.

Establece objetivos claros.

La idea de la retroalimentación en sí misma siempre ha estado interrelacionada con la fijación de objetivos. El objetivo aquí es establecer el estándar para evaluar el rendimiento de uno. Imagina que te estás preparando para dar una sólida retroalimentación a tu ejecutivo de ventas. ¿Cómo evaluarás los números que ha traído y calificarás su desempeño?

  • a) Mirando el rendimiento pasado.
  • b) Proporcionar una visión clara de lo que se ha hecho frente al resultado esperado.

Siempre ayuda cuando eres específico, claro y preciso sobre el desempeño de un empleado. Decirle en qué debería trabajar, darle objetivos claros, reconocer sus fortalezas y mostrarle cómo puede mejorar aún más.

Crear la combinación ideal.

No hay un libro de reglas o una estrategia para curar la retroalimentación que sea efectiva. Muchos empleados quieren más que sólo, «¡Buen trabajo!» Quieren la verdad. De hecho, el 72% de los empleados quieren oír también comentarios críticos y correctivos de sus líderes, para ayudarles a mejorar su rendimiento.

La retroalimentación constructiva y correctiva debería responder a tres simples preguntas en términos de objetivos de trabajo:

  • ¿Hacia dónde me dirijo?
  • ¿Cómo voy?
  • ¿Cuál será mi próximo plan de acción?

La receta para una retroalimentación efectiva es una buena mezcla de confianza, empatía, oportunidad y comprensión. – ZOHO Cliq

Finalmente, además de todo lo que se ha dicho y escrito sobre la retroalimentación crítica-correctiva, hay una cosa más que hay que tener en cuenta:

Si no puedes tomarlo tú mismo, ¡entonces no lo des!

El arte de aceptar la retroalimentación constructiva.

Cuando todo está dicho y hecho, la mayoría de los líderes ponen mucho pensamiento y consideración en la retroalimentación que transmiten. En efecto, es difícil estar en el extremo receptor y la mayoría de las veces, cuando se tiende a trabajar de cerca en algo, si la retroalimentación que se obtiene no es la que se esperaba, las cosas pueden salir mal.

Para hacer el proceso más fácil, aquí hay cuatro cosas simples para recordar cuando se recibe la retroalimentación.

  • Baja la guardia y escúchalas!

Es natural ponerse a la defensiva cuando tienes gente señalando un problema con algo que has hecho. Recuérdese que sólo tienen sus mejores intenciones y quieren que el equipo tenga éxito. Si tu reacción inmediata sería contrarrestar la acusación o darles una explicación de por qué hiciste algo de la manera en que lo hiciste, espera un segundo más.

Considera tus pensamientos, reflexiona sobre ello, y lo más importante, aplasta ese ego antes de responder. Y recuerda, en casi todos los casos, no se trata de ti.

  • Haz preguntas: descifra tus respuestas.

Reconocer la retroalimentación constructiva en la empresa con preguntas constructivas.

Hacer preguntas relacionadas te dará más claridad y una perspectiva de la retroalimentación proporcionada. Ve a la raíz del problema que se está abordando, decodifícalo, identifica una solución y consulta sobre ella si es necesario.

  • No te castigues demasiado.

¡Está bien cuando no logras el mejor resultado! No te castigues demasiado. De hecho, habla de ello con tu líder durante tu sesión de feedback y hazle saber cómo te sientes. Nunca se sabe lo que puede salir de esta reunión. Otro secreto es tomar sólo lo que te parece útil y dejar el resto fuera.

  • Seguimiento activo.

Toma notas y actúa. Crea un plan para atender los comentarios que recibas y hazle saber a tu líder cómo estás progresando con las actualizaciones oportunas porque nada funciona mejor que esto.

La retroalimentación constructiva en la empresa con ZOHO Cliq

Los lugares de trabajo que facilitan una cultura de aceptación de la retroalimentación muestran un enorme crecimiento tanto para la organización como para los empleados. Establecer un proceso efectivo de retroalimentación desde el principio es la clave para mantenerlo a medida que la organización crece.

El nivel de esfuerzo que se requiere para crear esta estructura bien engrasada suele ser alto, pero cuando las recompensas son una mayor sensación de rendimiento y productividad de los empleados a largo plazo, bien vale la pena.

Nos encantaría escuchar las prácticas de retroalimentación que has introducido en tu lugar de trabajo. Si tienes algo que funciona mejor para tu equipo, ¡haznoslo saber en los comentarios de abajo!

Date de alta gratis en ZOHO Cliq haciendo click aquí y contacta con nosotros por cualquier consulta.

Artículo original: ZOHO y adaptación a SAGITAZ.

DEJAR RESPUESTA