ZOHO Webinars OnDemand

“El siguiente post se extrae de un documento de trabajo de SagitaZ. Forma parte de las comunicaciones internas y pretende ser una ayuda e inspiración para todas las empresas que como la nuestra luchan cada día por sus sueños. Puedes ver más mediante este LINK“

El pasado 16 de diciembre me reuní con nuestra financiera para hacer una revisión rápida del año. No más de cuatro datos previamente filtrados por ella y que sabe que son lo que puedo absorber es este momento. Ambos entendemos que España tiene la obligación de asegurar la viabilidad global del grupo, por lo que finalmente llegamos a la conclusión de que necesitamos ingresar 20.000€ antes de fin de año en SZ España.

… Si ingresamos 20.000€ habrá sido un buen año de “metamorfosis de oruga a mariposa”.

En nuestro día a día corremos. Corremos porque hemos aprendido que correr nos gusta, nos da vida y nos diferencia de los demás que dicen que corren. Corremos porque nos hace sentirnos bien, nos genera endorfinas por el resultado que obtenemos, por las experiencias que aprendemos mientras corremos. Corremos porque estamos en un equipo en que todos corren de verdad, y quien dice hacerlo pero no se mueve acaba dejando el equipo.

Ahora y por primera vez nos piden que corramos hasta «cruzar» la meta y esto es un reto nuevo. Nunca nos habían pedido correr hasta cruzar una meta, bastaba con correr. Esquivábamos los charcos, evitábamos las piedras, esperábamos al otro corredor de nuestro equipo mientras se ponía en pie tras una caída, y nos enseñábamos unos a otros como mejorar, mientras no parábamos de correr.

… SagitaZ es un equipo de grandes corredores.

“Es fin de año, los decisores de las empresas se van de vacaciones», «la gente no trabaja en Navidades», «nosotros mismos tenemos vacaciones pendientes”, y otros muchos mensajes nos alientan a que dejemos de correr, a que bajemos los brazos porque “todo se para en estas fechas y está todo el pescado vendido». Es aquí cuando nosotros debemos recordar qué somos y qué nos diferencia: somos corredores de fondo. Nos esforzamos duro en todo momento al ciento diez por cien con la mirada fija en el camino y nadie nos ha dado nada.

Nuestro equipo se dedica a escuchar los problemas de los clientes, los guardamos en nuestras mochilas a nuestras espaldas y corremos y corremos para alejarlos de ellos; nos pagan para esto. Ahora es el momento que por primera es el equipo de vendedores el que durante unos días debe trabajar más concentrado que nunca en que todo el equipo cruce la meta. Debe asumir que es su responsabilidad entregar el resultado de su trabajo, para el que se ha preparado durante mucho tiempo, y que se convierte en la gasolina del resto de nuestra organización.

Si VENTAS asume el reto y crea un mantra en torno a él, éste se convertirá en un objetivo común de todos aquellos con que se relacionen: compañeros, clientes, jefes, etc. Su mantra les centrará en todo aquello que les acerque a su reto y dejarán para otro momento el resto de acciones que aún no siendo perjudiciales no les ayuda.

 

¿Seremos desde VENTAS capaces de generar las ventas que necesitamos para cruzar la línea de meta a tiempo o nos quedaremos a unos escasos metros? Yo, ya he empezado a subir el tamaño de mis zancadas y lo voy a intentar…

Os recomiento ver este vídeo de 1984, yo ví ésto en directo y aún lo recuerdo…

DEJAR RESPUESTA